Tratamiento de la epilepsia

Medicamentos

El tratamiento de la epilepsia puede abarcar diversas facetas. Pero hay que tener claro un concepto: no hay cura para la epilepsia, todavía. Los medicamentos no curan la epilepsia del mismo modo que la penicilina puede curar una infección. Para muchas personas con epilepsia, sin embargo, el medicamento sirve para prevenir las crisis, siempre que se tomen regularmente. Pero una terapia con medicación requiere la participación activa del paciente para tener éxito.

Imagen de EFNC.
Imagen de EFNC.

Los fármacos antiepilépticos suelen incluirse en el tratamiento de la epilepsia, y previenen las crisis en la mayoría de las personas si los toman con regularidad y según lo prescrito. Se ha estimado que al menos el 50% de todos los pacientes con epilepsia alcanza a controlar las crisis durante períodos sustancialmente largos de tiempo. Otro 20% consigue una reducción significativa del número de crisis. Si los pacientes, en colaboración con su médico, intentan prescindir de los medicamentos, deben ser conscientes de que los ataques pueden repetirse y pueden tener alto riesgo de complicaciones graves. No obstante, existe la posibilidad de dejar la medicación, siempre bajo la recomendación del médico.

Lamentablemente, algunas personas continúan teniendo crisis aunque en su tratamiento de la epilepsia se incluyan los medicamentos. En estos casos, otras alternativas como la cirugía o una dieta cetogénica puede ser útil. También hay esperanzas de que la investigación produzca en el futuro nuevos medicamentos y nuevas formas de uso de los mismos, que con el tiempo libren de las crisis a todos los que tienen epilepsia. Diversas fundaciones relacionadas con la epilepsia siguen financiando la investigación básica y clínica en el campo de la epilepsia. Todos deseamos que llegue el momento en que una cura para estas condiciones se logrará.

Los medicamentos específicos

neuron-efncLa mayoría de los medicamentos para la epilepsia se toman por vía oral. El medicamento depende del tipo de epilepsia que una persona está teniendo. Las personas reaccionan al tratamiento de la epilepsia con medicamentos de diferentes maneras. Algunos padecen efectos secundarios y otros no. Hay personas que ven remitir las crisis, mientras que otras sólo los ven reducirse. La clave está en encontrar el medicamento correcto y la dosis exacta para cada persona.

Siempre que sea posible, los médicos tratan de evitar las crisis con un sólo medicamento. Esto se conoce como monoterapia. Sin embargo, algunas personas pueden requerir varios fármacos. Hay que tener en cuenta que no todos los medicamentos funcionan para todos los tipos de epilepsia.

Los medicamentos para la epilepsia tienen efectos secundarios. Algunos están relacionados con la dosis, y los pacientes se vuelven más propensos a medida que aumenta la dosis. Otros surgen sin relación con la dosis de medicación, y aparecen normalmente al principio de la toma del mismo.

Tratamiento y eficacia

La mayoría de especialistas concuerdan que el tratamiento de la epilepsia mediante fármacos antiepilépticos proporciona un control completo a más de la mitad de los pacientes con epilepsia, mientras que entre un 20% y un 30% ven reducirse el número de crisis. El resto no responde a la medicación. Algunas de estas personas pueden probar otras opciones.

Varios informes médicos sugieren que entre el 75% y el 80% de los pacientes con epilepsia idiopática tienen un control fiable y a largo plazo de las crisis con los medicamentos actualmente disponibles. Algunas encuestas a pacientes, no obstante, muestran un mayor porcentaje de personas que siguen teniendo crisis. Estos resultados diferentes pueden deberse a problemas de sesgo de las encuestas y al hecho de que tanto médicos como pacientes pueden tener interpretaciones diferentes sobre el grado de control de las crisis.

Tratamientos paliativos

Estimulador del nervio vago

La estimulación eléctrica del nervio vago (ENV) es un procedimiento que ha demostrado su eficacia en la disminución de la frecuencia y severidad de las crisis en pacientes con Epilepsia de difícil control. Se utiliza en pacientes con epilepsia refractaria al tratamiento con fármacos antiepilépticos que no son candidatos a un tratamiento quirúrgico de resección o que no desean someterse a un tratamiento quirúrgico del cerebro. En este sentido, es importante recordar que la cirugía resectiva es mucho más efectiva que la ENV en candidatos apropiados por lo que la ENV se considera un procedimiento paliativo.

Más información aquí.

Dieta cetogénica

Se trata de una dieta estricta basada en alimentos ricos en grasas y bajos en carbohidratos, proteínas y calorías. Su objetivo es reducir el número de crisis. En algunos tipos de epilepsia, especialmente en niños, esta dieta específica ha demostrado su utilidad. Este tipo de dieta debe realizarse en centros especializados y bajo supervisión estricta de nutricionistas.

En circunstancias normales, los alimentos que ingerimos nos aportan hidratos de carbono, grasas y proteínas, que son las principales fuentes de energía del organismo. Los carbohidratos son utilizados de manera preferencial al encontrarse fácilmente disponibles y al poder ser metabolizados rápidamente. El papel de la grasa, sin embargo, es el de almacenar energía de forma que el cuerpo solo la emplea cuando ha agotado los carbohidratos. Cuando se da esta situación, el cuerpo convierte las grasas almacenadas y las aprovecha como energía.

En la dieta cetogénica, el consumo de grasas se incrementa de manera significativa mientras que la de carbohidratos disminuye de forma exponencial. Cuando el organismo recurre a los lípidos, al metabolizarlos, se produce acitosis y cuerpos cetónicos como si de una situación de ayuno se tratase. Aunque no se sabe por qué motivo la dieta cetogénica es capaz de disminuir el número de crisis en pacientes con epilepsia, lo cierto es que una gran parte de las personas que la inician, mejoran muy significativamente.

 

Más información en este enlace.