Esta terapia consiste en instalar un implante similar a un marcapasos -mediante una cirugía mínimamente invasiva- que envía  microestímulos al cerebro a través del nervio vago izquierdo, ubicado en el cuello. Estos impulsos se programan en función de cada caso y, a su vez, los pacientes cuentan con un imán que pueden utilizar para activarlo cuando prevén que van a tener una crisis.

VNS es una terapia complementaria para adultos y niños mayores de 4 años, según afirma la Epilepsy Foundation. Está aprobado para tratar convulsiones focales o parciales que no responden a los medicamentos contra las convulsiones.

 

Cómo funciona

La estimulación del nervio vago puede prevenir o disminuir las convulsiones enviando pulsos regulares y leves de energía eléctrica al cerebro a través del nervio vago.
La terapia consiste en un dispositivo que se implanta debajo de la piel en el área del pecho izquierdo. Un electrodo o cable se conecta al dispositivo generador y se coloca debajo de la piel. El cable está conectado o enrollado alrededor del nervio vago en el cuello.
El dispositivo está programado para administrar pulsos o estimulación a intervalos regulares. Una persona no necesita hacer nada para que este dispositivo funcione.

“Un electrodo o cable se conecta al dispositivo generador y se coloca debajo de la piel. El cable está conectado o enrollado alrededor del nervio vago en el cuello.
El dispositivo está programado en la clínica para pacientes ambulatorios para administrar pulsos o estimulación a intervalos regulares.”

 

No es la cura de la epilepsia

Esta terapia no cura la epilepsia. Está diseñada para ayudar a controlar las convulsiones al disminuir el número y la gravedad de éstas. Para ampliar esta información, clicad este enlace.

Uso de la estimulación del nervio vago

Es un tratamiento complementario, lo que significa que se usa además de los medicamentos anticonvulsivos. Para algunas personas, cuando  la estimulación funciona bien, la dosis o el uso de un medicamento para las convulsiones puede disminuir.
La estimulación del nervio vago generalmente se usa si una persona no puede someterse a una cirugía de epilepsia o si la cirugía no funciona.

¿Cómo puedo saber si soy candidato para la estimulación del nervio vago?

Cuando se considera la ENV, idealmente se ve a una persona por primera vez en un centro integral de epilepsia para asegurarse de que se hayan explorado todas las opciones y de que el procedimiento sea adecuado para ellas.

Es necesario responder a una serie de preguntas, que os ponemos a continuación con el link para ampliar la información:

  • ¿Qué tipo de convulsiones tiene?
  • ¿Es la epilepsia resistente a los medicamentos y no controlada?
  • ¿Hay otros problemas de salud que podrían verse afectados por la estimulación del nervio vago?
  • ¿Puede ir al hospital para las visitas para programar y hacer un seguimiento en el dispositivo?
  • ¿Tiene el apoyo de la familia y amigos? ¿Se siente emocionalmente listo para someterse a este procedimiento?