Es tiempo de ocio y descanso, pero para las personas que tienen una enfermedad es importante que tengan unas consideraciones antes de tomarse ese respiro.

La epilepsia no influye en la capacidad intelectual del niño, ni debe dificultar la actividad laboral ni de ocio, más allá de las limitaciones a  las actividades deportivas o laborales de riesgo que más adelante se citan. Estos meses de descanso también invitan a realizar deportes dentro del agua. El deporte puede proporcionar enormes beneficios físicos y psicológicos a las personas con epilepsia, incluso, les puede ayudar a controlar las crisis (ver la información de la web Vivir con Epilepsia). No obstante, cuando se realicen deportes  es fundamental evitar deportes de riesgo como el submarinismo y extremar las precauciones.

Hábitos de vida sanos y regulares

Un estilo de vida sano, en el que se incluya la realización de ejercicio físico o deporte con frecuencia, evitando el consumo de drogas (incluyendo tabaco y alcohol), con una dieta equilibrada y unos hábitos de sueño regulares, son recomendaciones sanitarias básicas para todas las personas, y del  mayor interés en los pacientes con epilepsia.

Es importante que la persona con epilepsia y su entorno personal conozcan la enfermedad, el tratamiento que debe de seguir, y las pautas de actuación en caso de una crisis, evitando la sobreprotección durante la infancia, o la autolimitación de la actividad social.

En Mar de Somnis, los campamentos de Verano de Toledo y Barcelona ayudan a que los chic@s desarrollen su independencia, a valerse por si mismos y, al mismo tiempo, a trabajar en grupo. El ocio y el deporte forman parte de los talleres de nuestros campamentos y el hecho de que vayamos por la séptima edición, nos avala.