“En un contexto escolar, hay un gran desconocimiento de los problemas de niños y niñas con epilepsia. Probablemente un maestro deberá aprender a aprender”

Natàlia Luján. Pedagoga y Psicopedagoga. Directora del centro psicopedagógico ENCAIXA’T. Psicopedagoga en Escolapias Sant Martí. Miembro del Grupo de Trabajo de Altas Capacidades del Colegio del Pedagogos de Catalunya. Colabora con Mar de Somnis impartiendo talleres de mnemotécnicas algunos sábados en los que, a través de la socialización, inculca técnicas para aprender más y mejor entre los niños. Después de un año de trabajo, le pedimos que nos haga un resumen de su trayectoria.

¿Cómo funciona nuestra memoria a la hora de aprender?

La memoria tiene tres etapas: codificación, almacenaje y recuperación. Si ocurre algo en alguna de estas tres etapas, la memorización no se da de forma correcta, así que en el momento de aprender habrá una gran dificultad. Si un alumno está estudiando o atendiendo en clase y no codifica bien, no lo almacena o no puede recuperar la información, no habrá aprendido el mensaje o lo habrá hecho de una forma sesgada. En el caso de los alumnos con epilepsia las crisis pueden afectar a alguna de estas etapas. Con lo cual afecta al aprendizaje.

¿Funciona igual este proceso en niños y en adultos?

El proceso de aprendizaje entre niños y adultos en relación a la memoria es el mismo, pero el nivel de interferencias puede ser diferente. Siempre se ha dicho que los niños son unas esponjas, pero si miramos cada caso -dependiendo de sus características- se dará más o menos aprendizaje. En los dos casos, pueden tener mucha memoria, pero si no se da un aprendizaje significativo, realmente no habrá un aprendizaje: sólo una memorización.

En sus talleres: ¿Se aprende a tener una supermemoria?

En los talleres, más que aprender a tener una supermemoria, ésta se potencia para poder tener más recursos en el aprendizaje. Sí, mejoramos la memoria de los alumnos, ya que utilizamos técnicas a través de juegos, asociaciones, canciones, etc., que les ayuda a retener más información. Pero la memoria es la vía para aprender, no es el fin.

Dinos alguna técnica o estrategia que utilices en tus talleres.

En todas las actividades, dotamos de significado aquello que se quiere aprender o memorizar. Así que una técnica que hemos realizado en los talleres es que cada concepto a memorizar se le encontraba un sentido. Por ejemplo, para memorizar una serie de animales, había que darles un significado agrupándolos por tipo, número de patas, su alimentación, etc. Resulta más sencillo memorizar un listado de nombres cuando has agrupado y dotado de significado, que simplemente memorizar palabras.

“En los talleres de Mar de Somnis, más que aprender a tener una supermemoria, potenciamos herramientas para poder tener más recursos en el aprendizaje”

De este año largo de experiencia con los grupos de Mar de Somnis, ¿qué experiencias extraes?

Extraigo sobre todo la ilusión y la motivación que ponen los niños y niñas cuando ven que consiguen aprender de una manera fácil. Me quedo también con sus propias experiencias, lo duras que pueden llegar a ser, pero lo luchadores que son. No se rinden: les hace aprender cosas que quizás un adulto no se plantea. Ellos nos enseñan mucho.

¿Existen, tanto a nivel institucional como social, los mecanismos y medios adecuados para atender las características educativas de los niños y jóvenes con ciertas necesidades?

“Nuestros alumnos no se rinden. Tienen ilusión y motivación, porque ven que consiguen aprender conceptos de manera fácil”

Desgraciadamente en Educación como en otros servicios sociales se recorta demasiado, con lo que faltan recursos para atender adecuadamente en este caso a los niños y niñas. ¿Cómo repercuten estos recortes? En que la formación, en algunos casos, debe ser a cuenta del propio profesional interesado en una temática concreta. A nivel social también hay un gran desconocimiento, no sólo en este caso entre los compañeros de los niños y niñas que sufren epilepsia, sino entre cualquier adulto que se relacione con ellos, probablemente un maestro deberá aprender a aprender.

¿Cómo pueden los padres y el entorno implicarse en su educación?

Los padres y el entorno tienen un papel clave. Pueden, por una parte, ayudar en la motivación de sus hijos: ayudarlos a entender que el esfuerzo merece la pena con su gran apoyo. Por otra parte pueden participar en su educación, que no quiere decir hacer los deberes con o por ellos, sino potenciar los recursos y estrategias que se les puede enseñar. Como es el caso anteriormente comentado, el aprendizaje significativo.

Qué esperas de cara a 2017 para mejorar la comunicación y difusión de la necesidades especiales de este colectivo…

Espero que con el trabajo de los que nos dedicamos a ellos se conozca mucho más qué pasa, qué se necesita, como se puede ayudar a este colectivo, así que espero que las fuerzas de profesionales, padres, asociación se unan y se conozcan las necesidades especiales de estos alumnos.

“Los padres y el entorno tienen un papel clave, pueden por una parte ayudar en la motivación de sus hijos, ayudarlos a entender que el esfuerzo merece la pena con su gran apoyo”