Aunque la epilepsia es una enfermedad neurológica, no incapacita a quien la padece para poder trabajar. Pero la imagen de la persona con epilepsia en el inconsciente empresarial, no ayuda a que este colectivo tenga más contratos. Las personas con epilepsia pueden y deben trabajar, pero el miedo al rechazo conlleva no decir que se convive con la epilepsia. 

La Sociedad Española de Neurología recogió las conclusiones de un estudio llevado a cabo en Estados Unidos en la que los candidatos a ser escogidos para un trabajo y que tenían epilepsia, presentaban su relación con la epilepsia como un signo de superación

Pero a pesar de todo, desde Mar de Somnis somos conscientes de que una gran mayoría de las personas adultas que conviven con epilepsia no dicen que la tienen. Por miedo y rechazo, como hemos visto anteriormente. Por ello son tan importantes las campañas formativas como Conocer la Epilepsia nos hace iguales que llevan a cabo desde la FEDE, Federación Española de Epilepsia y la web Vivir con Epilepsia, o Da la Cara por la Epilepsia, un acción que tiene como soporte la página web en la que se invita a todas las personas a que explique su relación con la epilepsia y se hagan un foto para subirla también a Instagram. Esta última actividad está organizada por Mar de Somnis y tiene también el visto bueno de la FEDE.

En algunos casos la epilepsia conlleva otras discapacidades. Las personas con discapacidad conforman un grupo vulnerable y numeroso al que la sociedad ha mantenido habitualmente en condiciones de exclusión. Lo que ha comportado la restricción de sus derechos básicos y libertades.

La integración social de las personas con discapacidad es un derecho constitucional, y corresponde a los poderes públicos llevar a cabo políticas que eliminen las barreras que la impiden o dificultan. La incorporación al mercado laboral de este colectivo es un factor destacado para conseguir su plena integración.

¿Sabíais que las empresas públicas y privadas que empleen un número de trabajadores que exceda de 50 estarán obligadas a emplear un número de trabajadores con discapacidad no inferior al 2%?

Por cada contrato indefinido a una persona con discapacidad, a jornada completa, el empleador recibirá 3.907€ y por la adaptación del puesto de trabajo o eliminación de barreras, 902€.

Centros Especiales de Empleo

Los Centros Especiales de Empleo son empresas cuyo objetivo principal es el de proporcionar a los trabajadores con discapacidad la realización de un trabajo productivo y remunerado, adecuado a sus características personales y que facilite la integración laboral de éstos en el mercado ordinario de trabajo.

Quiénes pueden dirigirse a los CEE: 

  • Personas con un grado de minusvalía reconocido igual o superior al 33%
  • Personas con discapacidad física o sensorial, con un grado de minusvalía reconocido igual o superior al 65%

Entre los objetivos del Plan de Choque para el Empleo Joven 2019-2021 se encuentra el de prestar especial atención a colectivos especialmente vulnerables como las personas con discapacidad.

Si necesitas ampliar información sobre epilepsia y vida laboral, te recomendamos que vayas a la sección de recursos de la web de Mar de Somnis con información sobre Epilepsia, sociedad y vida laboral.